Emociones e Imaginación

Por Susi Robles

¿Te ha pasado que llega a ti un pensamiento negativo; una emoción aplastante que se incrementa con la complicidad de la imaginación?

Creo que a muchos nos ha sucedido, de aquí vienen algunos problemas que nos llevan a alejamientos sentimentales, fraternales, familiares, de amigos, laborales, etc. Incluso hacemos historias mentales llenas de fantasía o temores por la ausencia de alguna persona, hijo, amigo.

A veces tomamos decisiones precipitadas porque no se da uno cuenta de que la imaginación está dirigiendo los actos; supón que llegas a una reunión y saludas a un gran amigo y no te responde, viene esa sensación corporal que te dice algo, surge la emoción, el sentimiento y viene la imaginación, la historia mental inicia. Se traen a la mente pensamientos negativos, exagerados como; nadie me hace caso, siempre ha sido así desde que era niño, es decir, se aumenta la aflicción, nos creamos esas historias y resulta que nada es como la imaginación nos lleva a pensar.  La interacción emocional interior con la imaginación nos conduce, debemos ser muy cuidadosos y saber romper con ésta complicidad de la emoción como sentimiento irracional unido con la imaginación, aquí unos tips que pueden ayudar:

► Trata de anular la desproporción, es decir que cuando la emoción esté disparada, se deben erradicar del vocabulario cuatro palabras, siempre, nunca, todo o nada. En ese momento complican, estorban tu estar porque esta desproporción es lo que lleva a la incongruencia. Es el pensamiento exagerado que provocó la emoción, lo que impulsa a crear esa realidad, que no es del todo real; anula la desproporción que te da la imaginación.

► No tomes decisiones precipitadas porque te sientes alterado, por ejemplo: si vas a terminar una relación personal o laboral, no lo hagas enojado, no es oportuno, ni adecuado. Hazlo cuando estés tranquilo, en México decimos, deja que la cabeza se enfríe, respira profundo y actúa.

► Trabaja en tu paciencia como un darse cuenta de que, sí eres capaz de romper con ese comportamiento habitual a pesar de estar emocionalmente alterado. Tu cuerpo habla a través de las sensaciones que surgen, por lo tanto, identifícalas; ya que las tengas bien identificadas, trae a tu mente algún momento en el que tu respuesta emocional e imaginativa te llevaron a impulsos totalmente desproporcionados y erraste, lastimaste a quien te ama, rompiste una foto, aventaste algo por el hecho exagerado de esa imaginación, de la mano de la emoción perturbada, tú puedes cambiar y modificar con la práctica de la paciencia esos impulsos. Practícalos, sé perseverante con la paciencia y pronto te darás cuenta de que sí puedes modificar ese comportamiento que a la larga es destructivo.

Todas las personas estamos llamadas a tener emociones, es lo que nos humaniza, nos transforma y trasciende finalmente; lo importante en este sentido es aprender de ellas, hacernos personas emocionalmente equilibradas.

Contener las aflicciones emocionales llevan a la violencia, es como pretender detener una ola con los brazos, o atrapar un litro de agua en las manos, tampoco podemos dominarlas, lo que sí te sugiero es detectar esas emociones habituales, para darte cuenta de cómo, le haces, qué tipo de formas de hacerle te han distanciado que aquéllos a los que amas, de tus jefes, de tus compañeros, de tus amistades, etc.

Tampoco se trata de aplanarlas es decir querer dominarlas, porque entonces se puede caer en errores, algo así como la indiferencia o apatía, es decir que se puede reaccionar ante una persona que te cae mal, o no toleras por X, Y o Z y evitas dominar o gobernar tu emoción, dejando que la imaginación te domine; das rienda suelta para hacer historias con todo y victimización, entonces te dices, mejor me callo y te recuerdo que el silencio también es una forma violenta de actuar, el silencio mal encauzado hiere, así que te sugiero que tu comunicación no verbal sea acertada, si guardas silencio, que tu mirada sea amorosa, que tu postura no sea retadora, los gestos no sean de indiferencia o creer que el otro es invisible, porque no lo es, armoniza tu cuerpo, respira profundo y date cuenta de que no puede dominar las emociones.

¿Lo natural se cura con lo sobrenatural? ¡Sí! es decir la vida de fe, no hablo de confesionalidad, sino de fe transformadora de vida; sin embargo, si practicas una confesionalidad, pues sé congruente digo yo.

No todo se reduce a lo natural, tenemos una dimensión espiritual, es decir, entender que sacar de raíz una depresión, una adicción, defectos, esas aflicciones de vida que van acabando con el sentido de vida, dador de vida. La fe es creer, arriesgarse con miedo o sin él, es creer en ti, para desarrollar la inteligencia emocional y espiritual. Lo sobrenatural de la fe, en ti, en lo que deseas para estar bien.

Aquí puntualizo con la inteligencia espiritual, elegir, sacar lo mejor, decidir cómo vas a hacerle en la vida, para mostrarte como un ser humano perfectible.

Entender lo espiritual como un elemento vital de la fe, como algo no negociable que está en el centro mismo de la vida, la espiritualidad como algo que da forma a las acciones cotidianas.

La espiritualidad da forma positiva a esas emociones e imaginación inventoras de historias negativas, las más de las veces exageradas, y provocan aflicciones, desolaciones, angustias e incoherencia de vida, pueden ser modificadas con la práctica de la paciencia.

Es importante dar un balance a tus emociones para que no provoquen aflicciones innecesarias, sentimientos que a la larga pueden afectar tu cuerpo con estrés, dolores de cabeza, de estómago, lo emocional habla por tu cuerpo, trata de vivir en coherencia. Razona sobre tus emociones, conecta el corazón y el cerebro para teneer la habilidad de vivir con paz, benefíciate de la coherencia emocional.

La imaginación es realmente maravillosa si la utilizamos para construir el mundo, deja de lado la imaginación cuando te complique la existencia, sé inteligente emocional y espiritualmente, vive consciente, libre y responsable de tus emociones e imaginación

¿Te gustó? Sígueme en mi redes sociales.

¡Tenemos promociones para ti!